El sistema Ferrolinera permitirá la instalación de puntos de carga de baterías para vehículos eléctricos, aprovechando la energía solar y la recuperada de la tracción y el frenado de los trenes. El proyecto Ferrolinera ha sido desarrollado en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de ADIF en Málaga en colaboración con Acisa, Andel, Windinertia, Green Power, ISOFOTON, el Instituto Andaluz de Tecnología y las universidades de Sevilla, Málaga y Jaén.  Desde el punto de vista tecnológico, es pionero en el mundo. El proyecto ya fue presentado el pasado septiembre en Málaga por el ahora ex-ministro de fomento José Blanco. Ahora ADIF y el grupo ISOFOTON‐AFFIRMA han suscrito un acuerdo para comercializar en España y en el exterior el innovador sistema de recarga.

Las Ferrlolineras funcionan utilizando la energía de las subestaciones eléctricas, que alimentan la catenaria, y la energía recuperada a partir del frenado de los trenes. Al accionar el sistema de frenado de un tren el motor se convierte en un alternador y genera energía, antes esta energía se quemaba en unas resistencias y se desperdiciaba. Ahora esa energía, a parte de alimentar a otros trenes, también servirá para recargar vehículos eléctricos. Las Ferrolineras también aprovecharan la energía fotovoltaica, que generarán módulos solares de última tecnología ubicados en las marquesinas de los aparcamientos.

Según responsables de Adif el proyecto presenta un importante potencial de desarrollo que contribuirá a impulsar la industria española del vehículo eléctrico y la mejora de la sostenibilidad medioambiental, gracias a la posibilidad de instalar puntos de carga en la red ferroviaria española, que cuenta con 13.000 km de extensión y más de 1.500 estaciones e instalaciones susceptibles de aprovechamiento por el sistema. La red ferroviaria podría convertirse en el mayor agregador de puntos de recarga para el vehículo eléctrico en nuestro país. De momento ya se están produciendo los primeros contactos comerciales en aquellos países en los que más se apoyan las energías renovables y con sistemas ferroviarios consolidados, como China o Japón. Esperamos ver pronto muchas ferrolineras en España en las que podamos recargar nuestras motos eléctricas.