Baterías de grafeno: una coproducción hispano-china

5997357124_1580e6def5_o

España comenzará en breve a producir batería basadas en el grafeno, gracias a un acuerdo entre una empresa china que aporta una base económica y al aporte de ingenieros y químicos españoles.

Una asociación productiva

La multinacional Chint (Zhejiang Chint Electric Co. Ltd) de capital chino ha cerrado con éxito un acuerdo que la convierte en socio estratégico de la empresa española Grabat Energy, Graphenano, para la producción de baterías de grafeno a escala mundial.

El CEO de Chint, Nan Cunhui participó en la presentación que se realizó el 4 de febrero pasado en el Colegio de Arq. de Madrid, junto al Secretario de Comercio, como representante del gobierno y los directivos de Grabat.

Chint viene apostando por la tecnología del grafeno desde hace ya muchos años, lo que ha hecho posible la rápida y definitiva puesta en marcha del proyecto en la que participará como socio inversor teniendo por objetivo proveer de este tipo de baterías a nivel mundial, ya que la capacidad  industrial que posee la multinacional se lo permite.

Esta importante alianza supondrá la instalación y posterior desarrollo de un centro de producción situado en la localidad murciana de Yecla, donde químicos e ingenieros ya trabajan en las pruebas con  “celdas de polímeros” de grafeno.

Perspectivas positivas

Dicho polímero ya ha sido ya certificado por TÜV y Dekra ambas entidades internacionales y han superado los 1000 Wh/kg en los test. Las mencionadas cifras quintuplicarían la capacidad que poseen las baterías convencionales basadas en ion-litio.

La inversión que se hará en la fábrica de Yecla que cuenta con siete mil m3 y podría alcanzar una producción de ochenta millones de celdas cada año, habrá de realizarse en dos fases: en primer momento se ha hecho inversión de treinta millones de euros.

La fábrica de baterías tendrá veintidós líneas de producción y de montaje y se espera que en el correr del tercer trimestre de 2016 se ponga oficialmente en funcionamiento.

En la segunda fase, la producción se prevé será fuente de generación de aproximadamente cinco mil puestos de trabajo y se estima que la capacidad productiva podría decuplicarse en un plazo que esperan sea muy breve.

La aplicación del grafeno para las baterías va a permitir que la autonomía de los vehículos eléctricos, ya sean coches, motos eléctricas o e-bikes sea más amplia y eficaz, ventajas a las que se suma un menor volumen y peso.